Se cumplen 150 años del primer partido de fútbol en Argentina

Cuatro años después de la fundación de la Football Association (FA) en Londres, la entidad que fijó las reglas de ese deporte, nació el Buenos Aires Football Club, el 9 de mayo de 1867, y poco después de un mes tendría lugar el primer partido de fútbol en Argentina, todo un hito en la rica historia que atesora la pelota en el país.

El partido inaugural se iba a disputar el 25 de mayo en La Boca. Se suspendió por lluvia. El predio estaba junto a la estación homónima del Ferrocarril que iba de Buenos Aires al Puerto de Ensenada. En este barrio nacerían los dos clubes más populares. Pero no pudo tener esa “distinción” pionera. El honor del puntapié inicial estaba reservado para Palermo.

Finalmente, el jueves 20 de junio de 1867, feriado de Corpus Christi, el fútbol plantó bandera en Buenos Aires. El juego comenzó a las 12.30 del mediodía en el campo de Buenos Aires Cricket Club (fundado con anterioridad a 1864). Allí hoy se encuentra el Planetario. Existía un apeadero ferroviario frente al club (hoy Avenida Sarmiento y Belisario Roldán). La línea procedía de Retiro (a 4.2 km). Los futbolistas regresaron en el tren de las 15.30.

Los equipos, liderados por Thomas Hogg y Walter Heald, fueron elegidos antes del juego que enfrentó a dos conjuntos de 8 contra 8.

Ambos era dirigentes del club, siendo Heald secretario y tesorero. Por un lado jugaron Thomas y James Hogg; Thomas Barlow Smith; William Forrester; James Wensley Bond; E.S. Smith, Norman Harry Smith y Ramsbotton.

Por el otro, Walter Heald; Herbert Thomas Barge;Thomas Best; Urban Smith, John H. Willmott; R.M. Ramsay, Edward T. Simpson y William Boschetti.

El equipo de Thomas Hogg venció 4 a 0. Se desconocen los autores de los goles, los primeros cuatro de la historia. Algunos socios que iban a participar prefirieron observar “desde afuera”. Se jugó durante dos horas. H.T. Barge , del perdedor, fue la figura de la jornada.

¿Quiénes fueron los primeros futbolistas? Todos de nacionalidad británica. Eran empleados de firmas comerciales, bancos y otras empresas con sede en Buenos Aires. La excepción fue E. T. Simpson, gerente del F.C. de Ensenada. Estos ‘players’ no fueron marinos, ferroviarios (menos uno) o estudiantes. Estas actividades se relacionarían con el fútbol más adelante.

¿Cómo se improvisó el campo de juego? Sólo postes verticales para los arcos y cuatro banderillas limitando el perímetro.

Travesaños, redes de los arcos y líneas en el césped serían adopciones posteriores. No existían aún el tiro de esquina, el tiro penal o los arbitrajes. El uso de campos de cricket para jugar fútbol, como ocurrió ahora con el seleccionado argentino en Australia frente a Brasil, fue común en las primeras décadas. Así sucedió en todo el mundo.

No se sabe como se diferenciaron los equipos. Para el segundo juego, el 29 de junio, apareció un anuncio en The Standard. Pedía a los jugadores la compra de dos gorras. Se vendían en la tienda Galbraith and Hunter´s, de Defensa 49/51.

Ese día 29 el team de James Hogg (gorras blancas) enfrentó al de H.T. Barge (gorras rojas). Ganaron los primeros 3-1. Estuvo ausente Thomas Hogg. Fue el primer método local de identificación.

Thomas y James Hogg fueron los líderes de una generación multideportiva. Además de cricket y fútbol practicaron atletismo, remo y rugby. También resultaron dirigentes notables. Al primero se lo considera el “introductor” del fútbol. No hay antecedentes anteriores. Fueron empleado bancario y corredor de bolsa, respectivamente. Residieron en Argentina aquí desde su arribo, en 1866. James murió en Lomas de Zamora (3/2/1902) y Thomas en la ciudad de Buenos Aires (8/8/1912).

Nota: El autor de este texto, Jorge Gallego, es socio del Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol (CIHF).

Autor entrada: Editor